jueves, 26 de abril de 2012

Patología: vivir en estado de cuquez.

Mi pollo siempre me dice que vivo en estado de permanente cuquez.

















He estado pensando... Sí, padezco de eso y creo que está bien, me gusta. Con los años empeoro o quizá mejoro, según se mire.
Este estado de cuquez viene a referirse a que me gusta adquirir y hacer cosas  que vulgarmente definimos como "cucas". También forzar ambientes y situaciones para que así lo sean.

Sé que muchos de vosotros también padecéis de eso, lo veo en vuestros blogs. No se puede ocultar.
Cada uno es cuco a su manera. En mi caso soy cucafriki. Ambas cosas, puede ser. Eso en el caso de que haya que ponerle un nombre.
Afortunadamente no soy de las cucas que toman té y cupcackes todo el día. En nuestra despensa como mucho hay cacao, leche y magdalenas pá mojar. Me gusta que sea así, más campechano, no tan internacional, no tan bello, no tan cuco. No tengo nada en contra de esas finuras, pero donde estén unas buenas galletas machacás en leche... (¡qué mezcla más rica! de pequeña creía que me daban de desayunar cemento, pero eso es otra historia).

También me parece un acierto no conciliar con lo nuevo, utilizar cosas ajadas, aplaudir el paso del tiempo en las posesiones, reutilizar, rebuscar, mezclar…
Eso me lleva a reflexionar en el desasosiego que se apodera de mí cuando entro en los pisos wengé de mis amigos y no sé si me encuentro en casa de unos o de otros. ¿Son todas iguales y rectilíneas? De verdad, no sé si os pasa a vosotros, los cucos, pero a mí me pasa que cuando hago tours por las casas de la gente de nuestra edad creo que he entrado en un bucle espacio temporal muy raro y que no sé si estoy aquí o allá.
Por ejemplo, una vez fui a visitar a otra ciudad a una amiga, me enseñó su nuevo piso y me dio un cacharrazo en la cabeza de esos de dejavú extraños porque sentía que ya había estado allí, en concreto en otros tres lugares; los pisos de otras tres parejas de amigos que recientemente también habían amueblado y estrenado hogar. Pensé en las siete horas de viaje que acabábamos de echar y cómo en un minuto (después del cacharrazo ese que os hablo que me dio) pensé que había vuelto a Granada. Madre mía, qué raro. A lo mejor todo esto tiene poquillo que ver con la cuquez, me he ido por los cerros de Úbeda, pero ya queda dicho. Eso pasa por reflexionar a lo tragalopavo.

Dejando a un lado los ejemplos de la descuquez según mis pensamientos…he sacado (y desvariado) todo este tema porque ayer acumulamos unas cuantas cosas cucas y se me ha ocurrido juntarlas con otras tantas cosas cucas (la mayoría inútiles, eso sí). Gran parte rescatadas, víctimas de la descuquez (por querer desprenderse de ellas), otras regaladas con mucho acierto.




















Concluyo esta chorra-reflexión dándome cuenta que no me gusta decir que algo es cuco, pero admito que es muy socorrido.
Pd: otro día enseño el gato del libro al detalle, un mecanismo que hemos pensado para multiplicar el espacio de la caja de latón y las horquillas preciosas de cardamomo.

21 comentarios:

  1. Yo creo que la cuquez es bonita ^^ Ademas a mi me encanta esa palabra cuca o cuco es algo tan bonito :)
    Que maravilla de gato y de cositas que tienes por ahi jejejeje ;)
    Muackaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  2. :) Gracias natsu!! Echo de menos leerte!!!

    ResponderEliminar
  3. ay como molas eliii! ese gatiño es de lo más bonitiño y qué salada tu escritura!! viva la cuqueeeez!!

    ResponderEliminar
  4. Despues de la gracia que me ha hecho, enterarme que tienes un pollo que habla. . . te escribo largo y tendido , y se me pierde todo el escrito. . .

    ResponderEliminar
  5. que rabia!. . con todo lo que habia escrito respecto de la clonación de los pisitos. . .bueno estamos de acuerdo. . y ahora, cuando encuentre tu dirección, te mando una foto de lo que hago para el desayuno. . por que todos los dias no sean galletas, que esdtán bién ricas!

    ResponderEliminar
  6. ahhhhhh como no va a ser este uno de mis blogs favoritos! un abrazo grande Elisa ✿ !

    ResponderEliminar
  7. Tengo un problema ahora; no entiendo bien el significado de la palabra "cuquez". Maldigo las barreras del lenguaje, ni modo. Yo me imagino que se trata de un estado de locura, pero mejor pregunto.

    Ya vi por ahí a ese gato que te has armado y es todo locura.

    Sé feliz :)

    ResponderEliminar
  8. yo tengo un poco distorsionado el significado de cuco-a porque para mí es ñoño y no me gusta. pero sé que muchas veces va por otros derivados: vintage, romántico, nostálgico... y hay cosas que también me atraen bajo esos adjetivos.
    en cuanto a la decoración, tienes toda la razón! la personalidad se deja ver poco. entre ikea y la revista-estilo (o algo así:) se encuentra casi todo. y cuando toca retro, pues lxs más entran a saco.

    ResponderEliminar
  9. JAAJAJAJA...me siento tan, tan pero tannnn identificada con tu "enfermedad", personalmente creo q tengo "moneritis aguda", dícese de la persona que acumula cosas "monas"...ayyyy Elisa...cuanto te entiendo...y cuantas veces me he encontrado de compras con mi costilleja y me ha soltado un -pero para q demonios necesitas-sirve eso? y yo mas pancha que larga -pero si es super monooooooo...aix...que gran revelación matutina!. Besotes guapa y que tengas un magnífico finde!

    ResponderEliminar
  10. y como mola esa enfermedad eh?!
    jajjaja
    preciosas las fotos y las maletitas!!
    besos!
    ^___^

    ResponderEliminar
  11. me encanta tu post... y tienes mucha razón en lo que dices... Cucadas si, pero menos cupcake

    http://blog.sacelen.com
    www.conideasyaloloco.com

    ResponderEliminar
  12. Querida muchacha zángana:
    Cuanta razón llevas, yo también padezco de esa terrible patología, y aunque la palabra "cuco" me parece un poco "pija" reconozco que no puedo parar de usarla.
    Vivan las cuquifrikis!!!

    Feliz fin de semana! ^^

    ResponderEliminar
  13. Pues me apunto a ese estado que con la que está cayendo mejor la cuquez que todo lo demás.

    Buen finde Elisilla y sigue así!!!

    ResponderEliminar
  14. yo creo que por ese estado pasamos muchas!!! jajajaj
    Me encantaa, aunque a veces roce la ñoñez pero nos gusta y no se puede remediar.
    me encantan tus tesoros!!!
    Guapi que disfrutes del finde.
    Besicos chillaos!!

    ResponderEliminar
  15. me gusta mucho tu colección de cosas cucas! a mi también me pasa la sensación esa de estar rodeada de clones un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Leyendo tu entrada, me temo que nosotros dos somos una combinación de cuca y friki...
    Qué bien!

    ResponderEliminar
  17. Solo puedo decir que me encantas!! mucho!!! Que sepas que yo no tengo intencion alguna de poner Wengué el dia que pare una casa..... asi que podras ver algo distinto!! besitos mil!

    ResponderEliminar
  18. ¿Por qué no hay opción de hacerse superfan de un post? ¡Yo soy superfan de éste! Y superfan de la cuquez (que además parece que es directamente proporcional a la inutilidad del objeto en cuestión) y antifan de las casas wengué.

    Por cierto, no sé si es que tu blog estaba desactivado o esto es un milagro de la tecnología, pero es la primera vez que puedo ver tu blog en meses U_U

    ResponderEliminar
  19. Oh, y gracias por recordarme lo del abanico; tengo una la mar de bonico que quiero estrenar y me temo que el domingo lo voy a agitar hasta que se me caiga la mano, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  20. Después de leerte sólo puedo decir dos cosas. Una: arriba la cuquez! y dos: abajo los pisos rectilíneos! (no sabes cuáaaaaanto te entiendo, yo quiero un hogar que respire vida, donde haya cosas viejas, otras con historia, cosas en las paredes, encima de los muebles, estos no necesariamente similares... en fin, algo único!)

    ResponderEliminar
  21. Has regresado no se de donde,para que podamos disfrutar con tus reflexiones.
    Me alegro un montón que así sea.
    Y te doy las gracias por estos momentos estupendos,que echaba tanto de menos.
    Besos,Elisa

    ResponderEliminar